En un tiempo relativamente corto la técnica del Vendaje Neuromuscular, también llamado «Kinesiotaping» o «Medical Taping» ha conquistado su sitio en la práctica diaria terapéutica.
La manera en que este método optimiza el proceso de recuperación del propio cuerpo lo hace muy popular tanto entre pacientes como entre profesionales.

 
 

 Las bases del método fueron sentadas en los años 70 en Asia, sobre todo en Corea y Japón. Principios de la quiropraxia y de la kinesiología daban lugar al desarrollo de un nuevo método, basándose en el pensamiento de que el movimiento y la actividad muscular son imprescindibles para mantener o recuperar la salud. La idea que hay detrás de este método es que la musculatura es necesaria para el movimiento, pero también influyen en la circulación sanguínea y linfática y en la temperatura corporal. Si la musculatura no funciona bien puede provocar toda una serie de síntomas y lesiones.

 
         

Basándose en esto, se desarrolló un esparadrapo elástico que podía ayudar en la función muscular sin limitar los movimientos corporales. Tratando así los músculos lesionados, se activa el proceso de recuperación del propio cuerpo. Durante el desarrollo del método se observó que las aplicaciones podían ser mucho más amplias que el estricto tratamiento de la musculatura. A finales de los años 90 el ex futbolista profesional holandés Alfred Nijhuis introdujo el método en Europa.
 En Estados Unidos y Asia se empezó a utilizar cada vez más, existiendo hoy en día un creciente grupo de fisioterapeutas entusiastas en Europa. Profesionales en Holanda, Alemania, Italia y ahora también España descubren continuamente nuevas aplicaciones y técnicas e intercambian conocimientos y experiencias.
 Uno de los aspectos más intrigantes del Vendaje Neuromuscular es que siempre se añaden nuevas visiones y aplicaciones mejoradas, de modo que es continuamente ampliado y reajustado. Dado que se puede combinar y variar las técnicas básicas infinitamente, se puede adaptar la manera de aplicar el esparadrapo a las necesidades específicas de la lesión actual.
 El principio de cada técnica es siempre el mismo, con lo que el fisioterapeuta que entienda el concepto y después del curso domine la técnica podrá aplicarla a cualquier región corporal.

         
 

En el Vendaje Neuromuscular se utiliza un esparadrapo elástico de algodón con una capa de pegamento anti-alérgica. La capa de pegamento es aplicada según un patrón especial, de modo que el material puede ventilar. Esto hace que se aguante bastante bien el esparadrapo, incluso para aplicaciones de larga duración. Raramente aparecen irritaciones en la piel.

El esparadrapo es elástico en dirección longitudinal, por ello se utiliza siempre en esa dirección. La capa de pegamento adquiere la temperatura corporal y se adhiere mejor a medida de que se calienta; por ello debe ser frotado ligeramente al aplicarlo. Se puede llevar durante varios días, aunque si la aplicación es de larga duración se recomienda renovar el esparadrapo cada dos o tres días. Todo el material aplicado es resistente al agua (el paciente se puede duchar). Incluso hay variantes extra resistentes al agua con lo que los pacientes pueden nadar o bañarse.
 Por estas características, es un tratamiento ideal para el deporte y actividades donde es necesaria una movilidad completa de las articulaciones.

         

Para la mayor parte de las aplicaciones del esparadrapo se hace uso de la elasticidad del mismo respecto a la de la piel. La zona a tratar se estira poniendo en posición de elongación a la musculatura y las articulaciones, y seguidamente se pega el esparadrapo. Cuando el miembro vuelve a su posición inicial, la elasticidad del esparadrapo hace que se eleve ligeramente la piel. Se forman así ondulaciones denominadas «convoluciones».
Así, incrementamos el espacio subcutáneo donde se encuentran, entre otros, los capilares prelinfáticos, los vasos capilares y diversos receptores aferentes y eferentes.
 Utilizando diferentes técnicas de Taping se pueden conseguir diversos efectos. Uno de los más importantes es la analgesia por disminución de la presión y la mejora de la circulación. Con esta técnica se puede eliminar, por ejemplo, un hematoma en la tercera parte del tiempo habitual.
 Después de un trauma el tejido reacciona con un proceso inflamatorio. Se forma una hinchazón local, la cual presiona sobre el tejido próximo. Este aumento de presión trastorna la circulación sanguínea e impide la evacuación linfática, además éste aumento de presión estimula los nociceptores desencadenando el dolor. La función elevadora del Vendaje Neuromuscular disminuye inmediatamente la presión, reestableciendo la circulación sanguínea y la evacuación linfática. Al disminuir la presión sobre los nociceptores disminuye también el dolor percibido. Todo esto posibilita un patrón de movimiento más fisiológico, lo que beneficia la recuperación del tejido.

 

El «Taping» convencional tiene como objetivo limitar los ángulos de movimiento. Al aplicarlo se aumenta considerablemente la presión, lo cual impide la circulación sanguínea y linfática. Esta disminución de la circulación va a retrasar la recuperación. Además la inmovilización parcial o total de músculos o articulaciones origina limitaciones en la movilidad articular, hará necesario dar tratamiento para su recuperación.


  Al aplicar el esparadrapo en sus diferentes técnicas, se influye sobre diversos tejidos de manera distinta. Resumiendo, los efectos se pueden catalogar en:

1 • Analgesia
2 • Mejorar la función muscular por regulación del tono muscular
3 • Ayuda a la función articular por:
          - estimulación de la propiocepción
          - corrección de la posición articular
          - corrección de la dirección del movimiento
          - aumentar la estabilidad
4 • Eliminar bloqueos de la circulación sanguínea y evacuación linfática
5 • Mecanismo neurorreflejo
         

Pautas generales
Con el tape es posible mejorar la función muscular regulando el tono, según la dirección de aplicación, determinamos si el efecto es tonificante o relajante. La explicación del efecto tonificante o relajante del esparadrapo en la musculatura es incompleta, pero parece basarse en un mecanismo neurorreflejo, más que en un efecto puramente mecánico. Las fibras elásticas del Tape tienen la característica de retraerse en la dirección del punto que se pega primero (la base).

         

La piel está constituida por varias capas, siendo el subcutis (Tejido celular subcutáneo) un tejido conjuntivo denso desordenado; gracias a ello la piel puede deslizarse respecto a las estructuras inferiores. El subcutis no tiene un límite definido ni con la epidermis ni con las fascias musculares mas profundas, pero está conectado con ambos a través de fibras colágenas diagonales y perpendiculares.
 Además de la aplicación como técnica muscular, se han desarrollado bastantes otras técnicas que sirven para tratar muchas patologías de diferentes ámbitos de la fisioterapia. A título de ejemplo, enumeramos algunas de las técnicas más frecuentemente utilizadas:

• Técnica muscular
• Técnica de ligamentos
•Técnica linfática
• Técnica para corrección de la fascia
• Técnica para corrección postural
• Técnica para cicatrices, hematomas y fibrosis
• Técnica Segmental
• Técnica para Meridianos de Acupuntura

 La gran ventaja del Vendaje Neuromuscular es que todas las técnicas pueden ser combinadas o se complementan. De este modo es posible tratar una lesión de forma muy completa, influenciando a la vez sobre diversos elementos, estructuras y procesos involucrados para ayudar al sistema de auto-recuperación del cuerpo.

 
         
 

La lista de indicaciones del Vendaje Neuromuscular es muy extensa, porque existen porque existen múltiples combinaciones de las diferentes técnicas.
 Para tener éxito con esta forma de tratamiento, se debe valorar para cada paciente, cada sesión y cada técnica cual sería la combinación más útil para conseguir el efecto deseado. A veces se consigue el resultado más óptimo en una sesión, a veces se necesitan más sesiones.
En el Vendaje Neuromuscular se intenta siempre encontrar las estructuras principales primero y tratarlas específicamente. Por eso un buen diagnóstico es fundamental.
 Las nuevas aplicaciones y las amplias posibilidades para combinar hacen del Vendaje Neuromuscular una terapia viva y un complemento perfecto a cualquier tipo de tratamiento fisioterapéutico. Sobre todo, la habilidad del fisioterapeuta para combinar las diferentes técnicas de un modo correcto, y así componer su tratamiento, determinan el éxito definitivo. Las técnicas básicas son, en general, bastante sencillas, el desafío reside en utilizar de forma creativa todas sus posibilidades.