El doctor Jiao Shunfa tenía guardado en la retina los paisajes de dos costas (la Acupuntura tradicional china y la neurofisiología moderna) mientras dirigía su vista en el mar intentando llegar a tierra firme, un lugar diferente que reuniera el paisaje Interno con la necesidad de algo nuevo. Pues bien, Jiao Shunfa encontró ese sitio, un paraje apasionante y alentador llamado Craneopuntura o acupuntura cerebral.

 

LA IDEA BÁSICA ES UTILIZAR LÍNEAS O PUNTOS DE ACUPUNTURA SITUADOS EN EL CRÁNEO PARA
ESTIMULAR ALGUNAS ÁREAS ESPECÍFICAS DEL CEREBRO Y, ASÍ, TRATAR DISTINTAS ENFERMEDADES.

 


 

Cuando comenzó esta aventura, allá por 1970, Shunfa conjeturó que así como hay puntos de acupuntura ubicados en tórax, abdomen y espalda a la misma altura de los órganos y que suelen ser muy eficaces para tratarlos, también éstos podrían existir en relación de cercanía con el cerebro. Y si es así, no hay dudas que estos puntos debían estar ubicados sobre el cráneo.

 También pensó que en la antigüedad no se sabía gran cosa sobre el cerebro, pero hoy en día los avances en el conocimiento de la ubicación cerebral de las distintas funciones, permiten acceder a un desarrollo (al menos hipotético) de zonas ubicadas en la piel con posibilidad de estimular la corteza cerebral y producir buenas respuestas terapéuticas.

 Y no se equivocó: después de los primeros intentos tímidos, tibios y fracasados (como corresponde), la idea comenzó a funcionar y sus escasos pacientes a caminar con solidez por el camino de la recuperación. Eso de caminar con solidez no es pura metáfora, ya que sus pacientes habían sufrido accidentes cerebrovasculares con las conocidas secuelas: parálisis, paresia, afasia, etc. y Shunfa delineó sus primeros ensayos trazando sobre el cráneo dos líneas que llamó área motora y área sensorial, ambas como proyección.

Sobre el cráneo de los segmentos cerebrales que manejan dichas funciones. Le costó dos años encontrar una técnica eficiente para estimular las áreas correspondientes pero al final tuvo éxito insertando en ellas agujas de acupuntura y manipulándolas con una
 técnica especialmente desarrollada para el caso.


Para dar una idea rápida pero rigurosa de las aplicaciones terapéuticas de la Craneopuntura mencionaremos sus áreas y aplicaciones.

 
ÁREA Y APLICACIONES

Motora Parálisis y paresias contralaterales, afasia, disturbios de la fonación.
Sensorial  Dolor y adormecimiento contralateral, cefaleas, cervicalgia, zumbidos
Temblor y corea  Temblores (Parkinson) y movimientos involuntarios contralaterales.
Vascular  Hipertensión esencial y edema cortical.
Auditiva  Vértigo, zumbidos, disminución auditiva nerviosa y alucinación auditiva.
Del habla (1, 2 y 3)  Afasia
Motora y sensorial del pie Dolor y parálisis contralateral de espalda y miembros inferiores, disuria, incontinencia, cistitis, prolapso uterino y de recto, impotencia, colon irritable, diarrea, hiperplasia cervical y lumbar, dermatitis, neurodermatitis, insomnio.
Óptica  Pérdida visual cortical y cataratas.
Balance  Disturbios del equilibrio (cerebelo).
Estómago  Gastritis aguda y crónica, úlcera gastroduodenal.
Hígado y vesícula  Dispepsia biliar
Tórax  Asma, bronquitis, angina de pecho (coronarias), corazón reumático, taquicardia supraventricular, palpitaciones, respiración corta.
Intestino Molestias abdominales inferiores de origen intestinal.
Genital Hemorragia funcional uterina, cistitis, poliuria diabética, impotencia, emisión seminal, prolapso uterino.

La lista de posibilidades terapeúticas es bastante extensa, básicamente dependería del correcto diagnóstico, para aplicar el tratamiento más adecuado