Técnica curativa base en la medicina tradicional china, consiste en el uso de agujas de diferentes tamaños y materiales a efecto de estimular puntos específicos en el cuerpo humano, puntos en los cuales se tonifica o dispersa la energía y que están integrados dentro de un recorrido virtual llamado canal o colateral, las agujas generan un efecto de equilibrio energético en estos recorridos, con ello el enfermo comienza a generar sus propias defensas y en consecuencia la enfermedad es corregida.

 

Durante algún tiempo la acupuntura fue calificada como un método ineficaz para tratar las enfermedades, afortunadamente al paso del tiempo mucha gente ha sanado de sus males sometiéndose a tratamientos de acupuntura, males en los cuales la medicina alopática no fue efectiva; sin duda la acupuntura ha sido y seguirá siendo un método eficaz, siempre y cuando quien la aplica o la ejerce sea una persona preparada.

La acupuntura considera al cuerpo humano como un sistema de flujos de energía, es decir es eléctrico, y cuando estos flujos energéticos están equilibrados el cuerpo está saludable.

Como parte del diagnóstico, el médico acupunturista toma el pulso a sus pacientes, observa sus ojos, sus orejas y examinan su lengua para determinar los desequilibrios de energía. En la medicina tradicional china se toman los pulsos en tres posiciones en cada muñeca y a tres profundidades en cada posición.
La enfermedad no es definida por síntomas ni por el nombre de una enfermedad como "la infección por VIH", un doctor en medicina china hablará sobre los desequilibrios de energía, el idioma puede parecer extraño como "la deficiencia del yin" o "el incremento de calor del hígado."